Perdido a la deriva

8 05 2011

ROBINSON CRUSOE

DEFOE, Daniel

Vicens-Vives, 2002

El autor de esta obra es el inglés Daniel Defoe (Londres, 1660 – 1731); hijo de un próspero comerciante de velas, recibió una magnífica educación en una de las escuelas más prestigiosas de la época. Sus inquietudes intelectuales y políticas lo animaron a fundar un periódico y a escribir infinidad de artículos donde analizaba temas religiosos, económicos, políticos, morales, jurídicos… Su vocación política también lo indujo a trabajar como agente secreto y como propagandista del partido político en el poder, ya fuera liberal o conservador, aunque en esencia nunca modificaría su posición ideológica moderada. A punto de cumplir los 60 años, Defoe publicó Robinson Crusoe (1719), libro que marcará el nacimiento de la novela inglesa y a la que seguirá una segunda parte ese mismo año y una tercera en 1722. Otras de sus novelas destacadas son Moll Flanders (1722) y Diario del año de la peste (1722), en las que, con estilo realista, sencillo y directo, profundiza en el alma de personajes solitarios que luchan por abrirse paso en la jungla humana.

Esta novela que aquí se reseña cuenta las peripecias y desventuras que vive Robinson Crusoe, debido a su afán por conocer mundo y vivir aventuras, a pesar de las advertencias y consejos que le dan sus padres diciéndole que la felicidad está en el término medio. Este mismo impulso le llevará a embarcarse en distintas travesías viviendo en cada una de ellas distintas desgracias e infortunios; a pesar de ello no renunciará a seguir viviendo experiencias viajando por el mundo. Pero la siguiente travesía será la peor de toda su vida, ya que el barco en el que viaja sufrirá un accidente y él padecerá la peor de las desdichas para un marinero: sufrir un naufragio en una isla desierta. Ante esta situación deberá aplicar su instinto de supervivencia para conseguir resistir en una tierra desconocida y que podría ser hostil. Después de un tiempo Crusoe conseguirá acostumbrarse a su nueva situación y encontrará la manera de ingeniárselas para poder llevar una vida, cuanto menos digna.

Este libro es un auténtico clásico de la novela de aventuras. Su influencia es tal, que hasta la palabra “robinsón” está admitida en el diccionario de la RAE para designar a un “hombre que en la soledad y sin ayuda ajena llega a bastarse a sí mismo”. Mi opinión respecto a la novela en cuestión es muy favorable, ya que creo que el autor, a pesar de que la escribió hace casi 300 años, ha sido capaz de plasmar perfectamente las diferentes etapas de la vida del protagonista. Primero su etapa adolescente en la que ansía conocer mundo y cree que puede con todo. Después su etapa de madurez en la que comienza a ser consciente de que la vida que ha elegido le permitirá vivir aventuras y conocer mundo, pero que también le puede traer desgracias y dificultades. Y finalmente su etapa como adulto, la parte principal de la novela, que transcurre en la isla y en la que tiene mucho tiempo para recapacitar sobre todo lo que hizo en su vida, tratando de encontrar el rumbo mientras está perdido a la deriva.

Carlos S. Kondo. 4ºB

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: