El durmiente

11 06 2014

142balba252c2breina2bde2blas2bavispasALBA, REINA DE LAS AVISPAS

COHEN, Emma

Anaya, 1987

La autora de este libro se llama Emmanuela Beltrán Rahola, pero es más conocida por su nombre artístico: Emma Cohen (Barcelona, 1946). Es una actriz de cine, teatro y televisión, además de escritora. Sus primeras actuaciones se producen en el Teatro Español Universitario mientras estudiaba Derecho, carrera que abandona antes de acabarla. En el cine debuta en 1968. A partir de 1972 empieza a hacer un cine más comercial desde comedias de Mariano Ozores hasta películas de terror o eróticas durante la Transición. En la televisión se la recuerda por dar vida a la Gallina Caponata. Además es autora de varios guiones televisivos como los de las series “El pícaro” y “El Quijote”, así como en guiones radiofónicos entre los que destacan los del programa de Radio Nacional “La gran tarde de la música”. En 1983 publica su primera novela, Toda la casa era una ventana, y en 1986 un relato infantil titulado Alba, la reina de las avispas, que aquí reseño. Ha sido colaboradora asidua de diversas revistas como Fotogramas, Rampa, Sal y Pimienta y El Urogallo. En 2011 publicó su última novela hasta la fecha, titulada Ese vago resplandor.

Alba va en el coche con sus padres cuando de repente entra una avispa dentro. A causa de que aquella avispa entrara tienen un accidente donde mueren sus padres. Cuando Alba despierta la llevan a casa de su tía Elvira que vive acompañada de Sora. En la casa había un jardín colgante donde había miles de avispas. Un día Alba vio a la Sora, que era la sirvienta de la casa, que iba al jardín y allí sacaba a un muchacho de una urna y le echaba un líquido por el cuerpo. Alba no podía aguantar más y decidió preguntarle quién era aquel chico.

Su tía le contó que aquel muchacho era su hermano. Su hermano leía libros de princesas, visitó a la madre de Sora que era una bruja y que fue quien le dio el frasco con el que quedó dormido. Elvira le enseñó una carta donde les explicaba porque había decidido tomarse aquel frasco. Sora le ayudó a mantener al muchacho siempre igual, pero el conjuro solo se rompería con el beso de una princesa y su tía buscaba una para que el conjuro desapareciera…

Aunque este sea un libro para niños, no me parece exactamente demasiado infantil. Yo pienso que un niño que se lea este libro no lo entendería, pero tampoco creo que sea exactamente para adultos. Quizá por el lado mágico que tiene el argumento sí que estaría más cerca de la literatura infantil. A mí me lo recomendó mi madre porque sabe lo mucho que me interesan relatos de magia y fantasía, así que lo recomiendo a todos a los que les gusten estos temas. Es bastante breve, se lee rápido y entretiene, pero no es un libro que me haya gustado demasiado, ya que pienso que hay otros libros de fantasía mejores y que a mí me han gustado más.

Sara Marín Anaya. 4ºC [IES Isaac Albéniz, Leganés]

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: