Zorbas, un gato de palabra

26 12 2014

HISTORIA DE UNA GAVIOTA Y DEL GATO QUE LE ENSEÑÓ A VOLAR

SEPÚLVEDA, Luis

Tusquets, 1996

El autor de esta novela es Luis Sepúlveda (Ovalle, 1949), un conocido escritor chileno que recorrió casi todos los territorios posibles del mundo, desde la selva Amazónica hasta el desierto del Sahara, desde la Patagonia hasta Hamburgo. Ha sabido dar cuenta como notable narrador de grandes e impresionantes relatos y novelas. En 1993 se publicó una de sus obras de más éxito: Un viejo que leía novelas de amor. Otros de sus libros más importantes son Mundo del fin del mundo (un libro entre la investigación y la denuncia), Nombre de torero (una particular novela negra), Patagonia Express (un libro de viajes autobiográfico), Desencuentros (recopilación diversos cuentos) y otro libro de relatos titulado Diario de un killer sentimental seguido de Yacaré.

Kengah era una gaviota a la que le encantaba ver las banderas de los barcos que navegaban sólo porque representaban una forma distinta de hablar. Junto a su grupo de gaviotas, hundía la cabeza en el agua todos los días para poder pescar deliciosos arenques. La bandada la dirigía una gaviota piloto y la formaban unas 120 gaviotas sobrevolando el mar azul. Se dirigían a Vizcaya para reunirse con las demás bandadas, y Kengah hundió la cabeza para pescar un arenque, cuando sonó una alarma, pero no la pudo escuchar… cuando salió del agua con el arenque en el pico, estaba sola.

Zorbas era un gato grande, gordo y negro que vivía en un piso de Hamburgo con vistas al mar. Tenía un buen amo que se disponía a viajar hacia Liberia, de vacaciones. La madre de Zorbas le dijo que no saliera de su canasto para que no vieran su pelaje negro, ya que para algunos humanos supersticiosos da mala suerte. Pero Zorbas no hizo caso a su madre pues quería una cabeza de pescado. Fue a cogerla, se alejó unos metros de su canasto y de pronto fue engullido por un pelícano pero lo escupió de inmediato.

Después Kengah estaba sola y atrapada en un negro océano porque había una gran mancha de petróleo. Se le pegaban las alas, intentó hundir la cabeza para limpiarse pero no podía, aquella mancha estaba por todas partes. A duras penas consiguió llegar a la costa. Estaba envenenada, pero le dio tiempo a conocer a Zorbas y confiarle su huevo justo antes de morir, haciéndole prometer tres cosas: Que no se comería el huevo, que lo cuidaría hasta que se abriera y, lo último y más difícil, que lo enseñaría a volar. ¿Conseguirá nacer la pequeña gaviota siendo cuidada por un gato? ¿Cumplirá la promesa que una vez prometió a Kengah?

Este libro protagonizado por un gato y una gaviota me ha gustado bastante porque creo que tanto Zorbas como Kengah son un ejemplo a seguir. Ella porque se preocupa por su huevo, por su felicidad y su futuro, antes que preocuparse por su propia salud. Zorbas, aunque es un gato negro y gordo, no da tanta mala suerte como los humanos dicen y Kengah tiene mucha suerte de encontrar a un gato tan generoso y tan bueno para cuidar de su preciado huevo. Me gusta el libro no sólo por lo que acabo de decir, sino también por la ternura que muestra el amor de esta madre y lo grande que puede llegar a ser algo tan pequeño, como es en este caso Zorbas. Además me ha encantado la forma de escribir del autor narrando una historia muy tierna, que parece hasta real, vivida por dos animales tan distintos pero a la vez tan unidos. Tan diferentes, pero a la vez tan iguales. Ayudándose y confiando el uno en el otro. Me ha dado que pensar este libro y creo que también enseñará y os hará pensar a todos los que lo leáis.

Laura Malvárez González. 3ºA [IES Isaac Albéniz, Leganés]

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: