Pequeñas travesuras

16 02 2016

pesadillasLA VENGANZA DE LOS GNOMOS

STINE, R.L.

Ediciones B, 1998

El autor de esta novela, y las de todas las de la saga Pesadillas, es Robert Lawrence Stine (Ohio, 1943), un escritor estadounidense que se graduó de la Universidad Estatal de Ohio en 1968. Luego se mudó a Nueva York, y comenzó a trabajar como escritor de libros humorísticos para niños. En 1986, Stine comenzó a escribir novelas de terror para jóvenes (debutó con Cita a ciegas) creando la saga Goosebumps, (traducida en España como “Pesadillas” y en otros países de América latina como “Escalofríos”) con la que vendió casi 300 millones de ejemplares en todo el mundo. En sus libros suelen verse envueltos niños o adolescentes en historias escalofriantes llenas de misterio, suspense y terror. Ha sido conocido como el Stephen King para niños. Esta serie terrorífica cuenta con 62 libros, publicándose el último en 1999. Además, también fue muy conocida su adaptación a televisión, presentada como una serie antológica de terror que fue emitida por Antena 3 entre 1995 y 1998. Entre sus últimos trabajos está la creación junto al director y productor Dan Silver, de la serie de Hulk llamada La furia de Hulk, entre 1998 y 2001. Actualmente, Stine vive en Manhattan (Nueva York) con su familia. Recientemente ha publicado una autobiografía, titulada ¡Vino de Ohio!: Mi vida como escritor.

En este libro, Stine, siguiendo su tónica habitual, cuenta la historia de un niño llamado Joe. El primer día de vacaciones de verano fue con su hermana Mindy y su padre a comprar adornos para el jardín. Concretamente acudieron a casa de la señora Bloome, una señora mayor muy sorda que tenía la manía de coleccionar este tipo de objetos. Al llegar, el padre observó un montón de cosas y no pudo evitar fijarse en unos gnomos pequeños y llenos de colorido. Lo que más le llamó la atención fueron sus diminutos ojos rojos… Y los compró. Al llegar a su casa y colocar los gnomos en el jardín, a Joe le pareció que uno de ellos se movía, pero pensó que eran imaginaciones suyas. Al día siguiente, el jardín de su vecino y rival en el torneo comunitario al mejor jardín, amaneció con todos sus melones destrozados. Su vecino pensó que lo había destrozado Booster, el perro de Joe, cosa que ya había ocurrido antes. Joe sin poder negarse obedeció a su padre y ató a Booster a un árbol del jardín. Al darse la vuelta, vio unos pepitas de melón en la boca de unos de los gnomos, se lo intentó decir a alguien pero pensó que no le iban a creer.

El segundo día de vacaciones amaneció como el anterior, los pocos melones que había en el jardín del señor McCall aparecieron con una cara pintada. Su vecino acusó de nuevo a Joe, ya que pensó que lo hizo para vengarse por haber tenido que atar a su perro. Joe, muy triste, se puso a regar el jardín y descubrió que los dos gnomos tenían las manos pintadas de rotulador negro. Entonces sus sospechas de que los gnomos cobraban vida aumentaron. En cuanto pudo se lo comentó a uno de sus amigos, Alce, el hijo del señor McCall y, como era de esperar, éste no le creyó. Al tercer día de vacaciones, el coche del señor McCall apareció pintado con manchas blancas, la misma pintura que estaban usando los pintores en la casa de Joe. Esto ya le pareció raro a Alce y a Joe así que ambos se pusieron a investigar y encontraron un rastro de gotas de pintura que llegaba hasta el sitio donde estaban colocados los gnomos… ¿Conseguirán que les crean? ¿Harán los gnomos más travesuras? ¿Cómo se solucionará la situación?

Este libro me ha gustado bastante porque hasta el final, el narrador sabe aguantar el secreto y el enigma del caso, por lo que la intriga y el suspense se mantienen durante casi todo el texto. Además, otra cosa buena es que el desenlace no es tan obvio ni previsible como podría parecer; de hecho, la historia da un giro por completo, que consigue que el lector permanezca absorto en la lectura. Sin duda recomendaría este libro y todos los de esta saga a todos los jóvenes a los que les guste la narrativa de misterio, suspense y miedo. Las historias de Stine te mantienen agarrado a las páginas del libro y eso es, sin duda, lo que me gusta de ellas.

Marcos Hidalgo Jiménez. 4ºB [IES Isaac Albéniz, Leganés]

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: