Más química que física

7 06 2017

QUANTIC LOVE

FERNÁNDEZ-VIDAL, Sonia

La Galera, 2012

La autora de esta obra se llama Sonia Fernández-Vidal (Barcelona, 1978), una escritora que se doctoró en Física, en el campo de la Información y Óptica Cuántica en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en los centros más importantes del mundo: el CERN, en el Laboratorio Nacional de Los Álamos (LANL) y en el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), entre otras instituciones. Siguiendo su pasión por divulgar la ciencia a todos los públicos, en 2011 publicó su primera novela, La puerta de los tres cerrojos, (ya reseñada en este blog) que ha sido reeditada numerosas veces, traducida a 11 idiomas y sigue en la lista de las más vendidos. Aparte de esta novela, ha escrito Quantic love que fue lanzada en 2012 (de la que voy a hablar) y Desayuno con partículas, publicada en 2013. Su última novela publicada hasta la fecha es El universo en tus manos (2015). Todas sus obras han sido publicadas por la editorial La Galera y disponen de edición en catalán.

La protagonista de esta historia es Laila, una joven de 18 años que pasa un verano trabajando en uno de los restaurantes del CERN (Centro Europeo de Investigación Nuclear), en Ginebra (Suiza). Pese a sus inseguridades y a su notable complejo de inferioridad, sobre todo intelectualmente, ya que se ve rodeada de grandes científicos, consigue adaptarse gracias a la ayuda de su inteligente y guapa compañera de habitación: una joven italiana llamada Angelina (Angie) Alessio. Por otro lado, un atractivo periodista suizo intenta seducir a Laila en múltiples situaciones, y lo mismo ocurre con Brian, un científico estadounidense por el que Laila se siente completamente atraída. A medida que va avanzando la historia, la protagonista tendrá que concretar por cuál de ellos se decide: por el atractivo periodista o por el inteligente científico… ¿Conseguirá resolver la “ecuación del amor”?

La verdad es que me ha gustado bastante esta novela, pensé que iba a ser más aburrida por el hecho de que habla de aspectos relacionados con la ciencia, ya sean hechos históricos, grandes personajes, fórmulas, anécdotas o curiosidades sobre física, especialmente. Sin embargo, al margen de esto, el argumento engancha mucho y tiene una serie de información bastante curiosa que jamás me podría haber imaginado, con la que además de entretener, se aprende. En conclusión, lo recomiendo al público adolescente, sobre todo del final de la ESO y de Bachillerato, ya que hay secuencias y escenas en las que me he sentido identificada y creo que los demás también podrían sentir lo mismo que yo. Al fin y al cabo, como dice el título de mi reseña, quizá el amor sea una cuestión más de química que de física.

Mónica Gutiérrez Pérez. 1ºB Bachillerato. [IES Isaac Albéniz, Leganés]

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: