Esto es culpa tuya

10 07 2017

YA NO TINTAS NADA

CRUZ, Rubén de la–XENON

Espasa, 2016

El autor de este poemario es Rubén de la Cruz Pérez (Alicante, 1990), más conocido por el nombre artístico de Xenon. Con 13 años empezó a interesarse por el hip-hop y a los 14 ya escribía sus primeros temas, que grabó al año siguiente de una manera muy casera. Xenon ha ido creciendo como persona y artista, teniendo la necesidad de expresarse mediante la música día a día. Como él dice “con ella te sientes liberado y, de alguna forma, sientes que estás dejando una huella que aunque pase el tiempo no será borrada. Por eso escribo, para sentirme liberado y dejar mi huella en el camino.” Algunas canciones son reivindicativas y otras melancólicas. En 2007 sacó la primera maqueta (casera) llamada “Réplica”. Después de eso se ha dedicado a mejorar y aprender haciendo temas sueltos y colaboraciones con amigos, hasta que, en 2008, lanzó su primer disco completo, ya grabado de forma más profesional y con el título de “Alta frecuencia”.

Este poemario, que supone el debut del autor en el mundo de la literatura, tiene ochenta poemas divididos en tres partes -ÁMATE- , -ÁMALE- , -ÁMALES-. En casi todos ellos el tema principal es el amor, casi siempre melancólico, acompañado por dolor, desamor, rabia… Una de sus características principales es que tiene muchas metáforas que identifican cosas o sentimientos con objetos y situaciones. Una de las ideas principales que quiere transmitir Xenon es que nadie puede amar completamente a nadie si antes no se ama a sí mismo. Según parece, el libro surge de un desengaño amoroso del autor, lo que hizo que estuviera escribiendo poemas para tratar de olvidarla, hasta que esa persona dejó de importarle, momento en que le dijo “ya no tintas nada”, de ahí el título del libro.

La verdad es que este es un poemario que recomendaría sobre todo si tú, como lector o lectora, estás dispuesta a profundizar en la lectura de cada uno de los poemas. Tiene sentimientos mezclados, pudiendo comenzar con una gran nostalgia y acabar con rabia, o empezar con orgullo/amor propio para, a continuación, dar un giro de 180º. Pienso que esta característica del libro, desde mi punto de vista, lo convierte en una obra más natural y “cotidiana” por lo que consigue que te identifiques con lo que expresa el autor, que vivas el libro en primera persona, y, por así decirlo, que te haga pensar. El poema que más me ha marcado es “Ya veremos la próxima vez”, en la primera parte (Ámate).

Sandra Martín Salso. 1ºB Bachillerato [IES Isaac Albéniz, Leganés]





Cuando seas padre, comerás ostras

16 06 2017

LA MELANCÓLICA MUERTE DE CHICO OSTRA

BURTON, Tim

Anagrama, 1997

El autor de este cómic es Tim Burton (Burbank –California–, 1958), un director de cine, productor, escritor y diseñador estadounidense. También es conocido por el seudónimo de Axe Wound, debido a una anécdota en la que simulaba un asesinato con el fin de asustar a sus vecinos. Desde pequeño le gustaba el terror y la ciencia ficción, y esto se ve reflejado en sus obras, pues estas se caracterizan por lo gótico y lo fantástico. Comenzó a trabajar en el diseño de bocetos para Disney. Esta empresa tardó poco en deshacerse de él por falta de comprensión de sus obras, lo que le motivó a producir sus propios cortometrajes. A partir de 1988 inició su carrera como director de cine con películas tan conocidas como Eduardo Manostijeras, Big Fish, Sleepy Hollow, La novia cadáver, Frankeweenie, Charlie y la fábrica de chocolate, Alicia en el país de las maravillas… Además, también es escritor de novela negra por entretenimiento.

El libro está compuesto por 23 historias breves escritas en verso e ilustradas por el propio Tim Burton. La que da título al libro comienza con la velada de una pareja. El hombre lleva a su mujer a cenar marisco a un restaurante a las orillas del mar con la intención de pedirle matrimonio. Ella, además de asentir, le pide que tengan un hijo. En el momento del parto, Carlo, el recién nacido, no parecía muy común, ya que tenía apariencia y desprendía el hedor de una almeja. Ante las quejas de la progenitora, el doctor le explicó que a partos más raros había asistido y que tan sólo les quedaba esperar a que se deshiciese de su caparazón. Después todos los niños se burlaban de Carlo, mientras la madre le echaba la culpa de la falta de apetito sexual de su marido, ante la que no parecía tener remedio. Desesperados, fueron al doctor a pedir consejo, quien les dijo que la causa de su problema podría ser el mismo remedio. Les aconsejó comerse a su propio hijo, ya que les serviría como afrodisiaco además de quitarle la preocupación, lo cual les animaría a buscar una nueva ocasión a sus ganas de tener un hijo.

La obra está muy bien, ya que es breve, entretenida y muy sugerente. Además contiene ilustraciones muy sencillas pero que te ayudan a entrar en la historia y a sentir con más cercanía ese ambiente tétrico y triste que desprenden todos los relatos, un clima que te hará sentir raro pero del que no tendrás ganas de salir. Ninguna de las 23 historias que incluye el libro te dejará indiferente, porque consiguen unir lo dulce e inocente de los protagonistas (todos ellos niños solitarios, extraños y diferentes) con lo siniestro y fantástico que les ocurre.

Raúl Golderos Aceñas. 1ºC Bachillerato [IES Isaac Albéniz, Leganés]








A %d blogueros les gusta esto: